Las Palmas de Gran Canaria - Islas Canarias - España
 
Libro Cayó la Gran Babilonia

La Gran Babilonia

Temas de Este Libro

La Otra Bestia

Urgente Misión de Esta Revelación

El Significado de la Otra Bestia


Características de la Otra Bestia - Texto Bíblico+

La Otra Bestia sus 10 Características


Identificación de la Otra Bestia - Explicación de las 10 Características


           Características
mero Identificación de la Otra Bestia - Característica 10

Mensaje Sobre la Cifra de la Otra Bestia


Llamada de amor para que veamos la verdad


Caída de la Gran Babilonia


Llamada de Amor a los que Siguen a la Gran Babilonia


El Juicio es Inminente

Juicio de la Cébre Ramera

Llamada de Amor - Es el Momento de Ver

Trayectoria del Caminar de la "Ramera"

Profecías Numéricas que Identifican a la "Ramera"

Lucha por Resurgir a la "Ramera"

Se Hace la Luz en La Gran Babilonia

Salíd de Ella Pueblo Mío

Llamada de Amor a los que Han Dejado a La "Ramera"

Llanto por la Caída de Babilonia la Gran Ciudad

Alegría en el Cielo por la Luz en Babilonia - Desaparición de la Gran Ciudad

Aleluyas en el Cielo por el Juicio de la Gran Ramera

Las Puertas del Hades no Prevalecerán en Contra de la Iglesia

Triunfo de Cristo - Presentación de la Verdadera Esposa del Cordero

Cristo Combate con Justicia

Invitación al Banquete de Dios

Juicio Final - Derrota Total de las dos Bestias

Los Últimos Salvados

Texto Bíblico

Audios del Libro

   


´Cayó La Gran Babilonia
Misma Autora Consultar Dudas Derechos Autor


 

¡Cayó La Gran Babilonia!

Identificación de la Otra Bestia

Explicación de la 10 Características

Vi luego otra Bestia que surgía de la tierra y tenía dos cuernos como de Cordero, pero hablaba como una serpiente  (Ap.13,11).

Característica ) Se habla ahora de otra Bestia, porque de la primera ya se habló en los versículos anteriores (del uno al diez incluidos en el tema anterior). La Bestia primera simboliza el pecado personalizado, el pecado dentro del hombre, el pecado elegido por el hombre cuando se separó del Edén y que fue origen de todos los demás pecados, y de todos los males de la humanidad. Esta otra Bestia es la imagen de la primera Bestia, porque también ésta lleva a los hombres a la Muerte. Por eso muchos la han llamado la segunda Bestia.

Característica ) Surge de la tierra, de aquí, de nosotros que somos tierra para ser sembrada por la Palabra, aunque como en la parábola del sembrador no todos la reciben (Mt.13,18).  Surge de la tierra, simboliza que nace del propio hombre, cuando éste da prioridad a sus propios pensamientos, y no se deja guiar por los pensamientos de Dios (Is.55,8).   

Característica 3ª) Tenía dos cuernos como de Cordero, pero que no son de Cordero. Aparentemente da una imagen del Cordero pero no lo es. Presenta rasgos del Cordero y habla de su Palabra, pero su forma de hablar no es la del Cordero.  Ésa es otra de sus características:

Característica 4ª) Habla como una serpiente: La serpiente en el relato del Génesis actuó con astucia premeditada y con su natural engaño. No es la forma de hablar del Cordero que decía: “Yo no he hablado por mi cuenta” (Jn.12,49-50).  Hablaba sólo lo que el Padre le decía (Jn.12,49-50),  y hablaba lleno del Espíritu Santo (Lc.10,21). También los apóstoles hablaban guiados por el Espíritu Santo, como el discurso de Pedro que convirtió a unas tres mil personas   ( Hc.3,41).  Incluso Jesús nos dijo: “No os preocupéis de lo que tengáis que decir” (Mc.13,11).  También en las cartas a las siete iglesias se muestran las siete estrellas, los siete ángeles en la mano de Cristo (Ap.1,20) que según se vio simboliza la revelación, la guía del Señor a cada iglesia, a su pueblo, a cada uno, y nos enseña cómo las iglesias han de buscar la dirección, la guía, del Espíritu Santo en cada momento.

Son dos formas contrapuestas en las que se puede hablar y que nos sirven para confrontar cómo habla la serpiente y cómo nos habla Dios. Y, por consiguiente, cómo hablan los que hablan en el Señor. No es buscar las razones, la sabiduría de los hombres, susceptible al engaño, sino escuchar a Dios antes de hablar.

Es lo que Jesús dijo: "Cuando venga Él, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la Verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga y os anunciará lo que ha de venir" (Jn. 16, 13).

Ejerce todo el poder de la primera Bestia en servicio de ésta, haciendo que la tierra y sus habitantes adoren a la primera Bestia, cuya herida mortal había sido curada (Ap.13,12).

Característica 5ª) Ejerce todo el poder de la primera Bestia, es decir, hace también que muchos se pierdan. Si la primera Bestia nació de la desobediencia y llevó al hombre a la vida del mundo, a la fragilidad ante lo mundano, a las apetencias de la carne, a la maldad, esta otra Bestia nace de un origen diferente, aunque puede llevar al pecado y a la Muerte por haber caído en la confusión, y haberla transmitido a otros. Por eso se dice después, que es imagen de aquélla.

Con estas revelaciones el Señor está poniendo el dedo en la llaga para que veamos  qué es la Palabra que Él dejó escrita, y cómo se ha vivido el sentido de iglesia hasta aquí. El Señor que es el eterno presente, ve desde aquel entonces la realidad en la que ha derivado la que Él dejó como Iglesia, su pueblo elegido.           Y nos dejó escrito este Apocalipsis para una vez más llamarnos y movernos a la fe, a la confianza de que Él sí puede abarcar, guiar, corregir… a cada uno, a todos.  Y mirando así, podemos tener plena confianza en que Él todo lo puede  y hace, si le dejamos hacer: su poder, su Amor, providencia y misericordia no tienen límite.

Él derrama su inmenso Amor para que nos salvemos, para que se salven los que están entregados a la otra Bestia, a pesar de los errores, a pesar de que hayan estado equivocados, o engañados, a pesar de todo, los llama con amor. Por eso dice de esta segunda Bestia que:

Realiza grandes señales, hasta hacer bajar ante la gente fuego del cielo a la tierra (Ap.13, 13).

Característica 6ª) El poder de la Palabra obra a través de ella, y ése es el  fuego que baja del cielo: a través de la Palabra, Dios se manifiesta, llega al corazón de los hombres, porque la misericordia de Dios hace que, a pesar de todo, la Palabra que ahí se predica llegue a sus hijos y puedan convertirse.

Pero ese Amor que Dios envía a su  pueblo, la otra Bestia lo mediatiza  incluyendo “sus verdades”, y así hace que otros crean que todo en ella es Verdad, y hagan también cuanto ella dice que se haga. Y ésa es la  seducción. Es la razón de que aquí  se  la  compare con la primera Bestia:

Y seduce a los habitantes de la Tierra con la señal que le ha sido concedido obrar al servicio de la Bestia, diciendo a los habitantes de la tierra que hagan una imagen en honor de la Bestia, que teniendo la herida de la espada, revivió (Ap.13,14).

Característica 7ª) Utiliza lo que Dios le ha concedido, para seducir: Seduce, porque muchos de los que oyen la Palabra que se predica en las iglesias, creen también todo lo demás que la “Ramera” a través de la historia, ha ido añadiendo: sus  leyes, sus tradiciones, sus dogmas, etc. Mezcla la pureza de la Palabra con lo que ella ha elaborado como necesario para salvarse, para que otros lo cumplan también.

Y todo esto que no llena el corazón del hombre, es una de las causas que hace que muchos se alejen de Dios. Esta otra Bestia  daña no sólo a los que la siguen, sino también a otros que no la siguen. Ese vacío aleja a los demás, a los que no están en ella,  que ven que ahí no está la Verdad y se desengañan, y al desengañarse de ella muchos hasta dejan de creer en Dios. Con lo que ella misma es, con su imagen, sin palabras, hace que muchos se pierdan, como hizo el primer pecado del hombre. Por eso su imagen está diciendo a todos los habitantes de la tierra que hagan una imagen en honor de la Bestia que teniendo la herida de la espada revivió (la primera Bestia).

Y todos ésos que  se hacen incrédulos, se alejan de Dios igual que se alejaron el hombre y la mujer en el principio de la Vida en Dios en el Jardín de Edén; pero lo hacen después de conocer que hay una redención, porque la Luz del mundo, Cristo, está aquí con nosotros, en nosotros (Jn.15, 4-7). Y la confusión es grande. Jesús lo predijo con sus palabras: "Mirad que os lo he predicho todo (Mc. 13,23). Y lo que en ese momento estaba prediciendo era una confusión tal antes del final, que "si aquellos días no se acortaran no se salvaría nadie, pero en atención a los elegidos aquellos días serán acortados" (Mc13, 20). A pesar de ello, en medio de esa confusión, Dios siempre está iluminando para que sus hijos vean la Verdad:

Se le concedió infundir  aliento a la imagen de la Bestia, de suerte que pudiera hablar incluso la imagen de la Bestia y hacer que fueran exterminados cuantos no adoraran la imagen de la Bestia  (Ap.13,15).

Característica 8ª) Infundir aliento a la imagen de la Bestia quiere decir, que  Dios hace que se note que hay algo diferente de lo que Él ha dicho: la imagen de la Bestia habla por sí misma, sin más explicaciones. Dios ha concedido que se distinga esto, que se note también que ella habla por su propia cuenta. Es una gracia del

 cielo, aliento del cielo. Y muchos que se dan cuenta de ello no adoran la imagen de la Bestia, no la siguen. Y son exterminados, no siguen lo que ella hace, abandonan todo lo viejo y se entregan a Dios, nacen de nuevo en Cristo, como dijo Jesús a Nicodemo. El Espíritu Santo guía las iglesias.

 Pero hay muchos que sí la siguen, como se dice a continuación. Y éstos han de seguir al pie de la letra lo que ella legisla, lo que ella dispone, para ser aceptados por ella:

Y  hace que todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se hagan una marca en la mano derecha o en la frente (Ap.13,16).

Característica 9ª) Establece su poder absoluto sobre los que la siguen. Esto incluye a todos, sin distinción, desde el más grande al más pequeño, y sea como sea cada uno. Todos han de creer igual y hacer lo mismo, para pertenecer a ella, y según ella dice, poder así salvarse. Para ser admitido en ella hay que creer todo lo que ella dice, aceptar “sus verdades”, (la marca en la frente) y acatar lo que ella manda hacer (la marca en la mano derecha) porque generalmente es la mano con más fuerza y habilidad para hacer las cosas: todo lo que hagan ha de tener la marca de la Bestia. Esto, pero en sentido espiritual, es lo que hace que ella los acepte como a sus fieles, y sean sólo éstos  los que puedan colaborar en ella y nadie más pueda sugerir, para aportar o cambiar algo. Así se dice ahora:

            Y que nadie pueda  comprar ni vender si no está marcado con el nombre de la Bestia o con la cifra de su nombre (Ap.13,17).

No admite nada que no sea dicho desde dentro de ella. Y para poder llegar a ella, sólo ha de hacerse como ella ha establecido. Ahí no se le puede vender (aportar nada).  Nada acepta si no viene desde los que están dentro de ella como en toda sociedad humana, o empresa creada por el hombre.

Pero tampoco se le puede comprar (sacar de ninguna de “sus verdades”) de esa parte de “sus verdades”: lo añadido desde el razonamiento humano (no la revelación y la Verdad del Evangelio, sino lo que ha ido añadiendo en ella a través de los tiempos).

Tenemos un ejemplo bíblico en la Torre de Babel, cuando el hombre desde el hombre, trató de buscar el encuentro con Dios y así alcanzar la fama en todo el mundo, ser reconocido: “Hagámonos famosos”, se decían  (Ap.3,14-22).     

Pero aún más cerca, en este Apocalipsis, está la iglesia de Laodicea que se veía autosuficiente, con la que se relaciona más directamente. Todas las demás iglesias tuvieron algún reconocimiento de parte del Señor, pero esta iglesia no tenía nada bueno que pueda reconocérsele, porque creía que todo lo había construido desde sí misma. Es lo que recordaba el apóstol Pablo a la iglesia de los gálatas: “¿Quién os puso obstáculos para no seguir la Verdad?” Semejante persuasión no viene de parte de Aquél que os llama (Gal.5, 7-8).

Y con todo esto que está alumbrando el Apocalipsis, se ilumina también la cifra de la Bestia, pues el que lleva la cifra de la Bestia, la cifra de un hombre, se le nombra por separado, distinguido entre los demás, y que  puede  comprar y vender. Dios sabe porqué los signos señalan a la que aquí se delata como símbolo de las  iglesias influenciadas por la  “Ramera”; pero la corrección es para que todas las iglesias se examinen y se despojen de lo que Dios no ha puesto en ellas.

Veamos luego el mensaje de Amor sobre ese aviso, porque cuanto Dios quiere hacernos ver siempre nos llega como una manifestación de su Amor.

                  

Podéis  descargar  una copia  del  libro  en formato  PDF completamente gratis

    

Es Importante Leer la Presentación Para Comprender Mejor el Libro

  PRESENTACIÓN

 

    
 
   
   
   
   
   
   
     

 

 

 

Cayó la Gran Babilonia

              Puedes Empezar A Leerme      

Cada Capítulo de Este libro Desde el (1) al (28) en Texto, Puedes Escucharlo También en Audio - Vídeo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


|| 

Cayó La Gran Babilonia Copyright ©2021 - Explorer -Mozilla - Ópera - Chrome